Tejidos sociales de la impunidad; una radiografía de la situación de la violencia en las Islas Galápagos

Este jueves 11 de junio de 2020, a las 11:00 am hora de las Islas Galápagos, se presentan los resultados principales de la investigación bajo el paraguas del Proyecto “Prevención de las violencias y fortalecimiento de sistemas especializados de protección integral de derechos y acceso a la justicia en la provincia de Galápagos", realizada conforme al “Convenio de Cooperación entre Consejo de Gobierno del Régimen Especial de Galápagos (CGREG) y la Universidad San Francisco de Quito a través de su Centro de Transferencia de Tecnologías, Desarrollo de Tecnologías de la Universidad San Francisco de Quito (CTT -USFQ).
 
Esta investigación aborda la actual situación de vulnerabilidad en materia de violencias y busca tener una mejor definición de políticas públicas, así como de estrategias y acciones pertinentes para revertir la actual situación de violencia en las poblaciones más vulnerables en las islas.
 
La investigación basada en una metodología cualitativa y cuantitativa, coordinada por la Dra. María Amelia Viteri, profesora e investigadora del Departamento de Antropología, señaló que 1 de cada 3 mujeres sufren violencia en las Islas Galápagos.  El 85% de los hombres y el 83% de las mujeres han escuchado de casos de violencia física.
 
Los datos muestran temas centrales para el fortalecimiento del sistema de protección, por ejemplo:  tanto hombres como mujeres encuestados consideran que las niñas, adolescentes mujeres y mujeres adultas son quienes están en mayor riesgo de vivir violencia y en mayor vulnerabilidad frente a los diferentes tipos de violencia.
 
La violencia basada en género sucede mayoritariamente en el círculo más cercano, ya que se señaló como principales causantes de violencia a la pareja actual con el 13%, el 12% señaló a las parejas previas, el 10% identificó a familiares cercanos como padre, tío, abuelo, o hermano.
 
El principal disuasivo para la denuncia es la presión y falta de apoyo familiar y social que encubre y protege a los agresores, y culpabiliza a las mujeres.  Es insuficiente pedir a quienes viven violencia que denuncien a través de una llamada. La violencia basada en género, al suceder principalmente dentro de los hogares, se ve como un “secreto a voces”. Frases como: “son pareja, no podemos meternos” o “es difícil meterse en casa ajena” ejemplifican lo aisladas y vulnerables que se encuentran las mujeres que viven violencia.
 
Este escenario se hace aún más complejo en el contexto de la emergencia sanitaria por el COVID-19. Es por esto que es crucial romper con las redes de encubrimiento de los agresores (que atraviesan la familia, el barrio y las instituciones), al tiempo que se fortalecen los mecanismos de prevención y protección de situaciones de violencia.
 
Es necesario señalar que como parte de la investigación antes mencionada que se realizó en la Provincia de Galápagos, se pudo identificar organizaciones de mujeres de la sociedad civil y organizaciones mixtas lideradas por mujeres, quienes cumplen un papel fundamental de liderazgo y participación política activa de mujeres en las islas, muchas de ellas trabajando a favor de la erradicación de violencia basada en género.



Publicar un comentario

Copyright © Noticias USFQ. Designed by OddThemes