¿Cómo la USFQ contribuye con el movimiento internacional llamado Slow Food?

Uno de los encuentros más importantes del movimiento Slow Food se realizó en Kenia en junio de 2018, del cual participó Esteban Tapia, profesor de Gastronomía USFQ
Slow food es un movimiento internacional comprometido con traer de vuelta el valor real de los alimentos y el respeto hacia los productos alimenticios y hacia quiénes los producen. Nace en respuesta a la apertura del primer McDonald’s en Piazza de Spagna en Roma, el cual representaba una amenaza para todos los restaurantes tradicionales y locales del área. En respuesta a esta acción, Carlos Petrini junto con un grupo de protestantes marcharon en contra de la globalización de la comida rápida. En vista de la necesidad de un movimiento que defienda los alimentos, Slow Food se conforma en 1989 bajo tres pilares fundamentales “Alimentación buena, limpia y justa”. 
  • Buena: una alimentación buena se refiere a que los alimentos sean buenos para nuestro bienestar y placenteros para nuestros sentidos y no sean únicamente un tipo de gasolina.
  • Limpia: los alimentos también deben ser producidos de una forma limpia y ecológicamente responsable. 
  • Justa: las personas involucradas en la producción y distribución deben ser equitativamente recompensados por su trabajo. 
El consumo de alimentos junto con la cocina son actividades diarias que forman parte de nuestra identidad cultural y están fuertemente entrelazados a otros aspectos de nuestra vida cotidiana como la cultura, política y agricultura. La identidad cultural es compleja ya que engloba todas las relaciones del ser humano como la etnicidad, cultura, nacionalidad, entre otros.  Todos estos elementos influencian a la gastronomía mientras que los productos alimenticios se ven influenciados por el suelo, la geología, cultura y otros aspectos tangibles e intangibles característicos de cada zona.

La filosofía del movimiento sostiene que la producción y el consumo de cada alimento involucra una serie de elecciones que no solo afectan a la cultura alimenticia de cada comunidad, sino que también tienen serias consecuencias en la salud del ser humano y el ambiente en el que interactúa. Por lo tanto, la organización cree fuertemente que a través de nuestras decisiones podemos influenciar en la forma en cómo los alimentos se producen, distribuyen y consumen para así generar un cambio positivo en la sociedad.

¿Cómo la USFQ apoya a esta red internacional?

Tomando en cuenta nuevas iniciativas y movimientos con impactos positivos en la sociedad como es el caso del Slow Food, el Colegio de Hospitalidad, Arte Culinario y Turismo imparte una clase desde el 2016 denominada “Raíces, productos y matices” dictada por Esteban Tapia, representante de Slow Food en Latinoamérica. El taller tiene como propósito inculcar en el estudiante de gastronomía un cierto interés por los origines de los productos y materia prima que utiliza para cada una de sus elaboraciones. Al conocer todas las fases de cada alimento y de dónde provienen probablemente resulte más placentero y significativo no sólo para la persona que cocina cada plato, sino también para el comensal.

La clase también tiene como propósito inculcar respeto por los productos, su historia y significado cultural, al igual que gratitud a las personas detrás de su producción y distribución. Con este propósito todos los semestres se realizan visitas periódicas a fincas biodiversas como Pambiliño y Mashpi Shungo, en las cuales pueden observar alternativas sostenibles para la producción de alimentos que tengan efectos positivos tanto en la sociedad como en el bienestar de cada persona. Varios de los frutos, vegetales o plantas producidos en cada finca se encuentran en riesgo de extinción por su falta de demanda y usos culinarios en la cocina actual. La extinción de estos alimentos significa una pérdida sustancial de información genética importante para la biodiversidad, al igual que una pérdida en cuanto a las prácticas, hábitos culturales y toda la cosmovisión ancestral que existe detrás de cada producto.

Con el fin de combatir estas distintas amenazas, Esteban, junto con miembros de la USFQ y colaboradores de Slow Food ha impulsado una serie de proyectos para crear un espacio de discusión sobre estos temas rara vez contemplados, que permitan impulsar iniciativas del movimiento como son el arca del gusto y los baluartes.  Con el mismo objetivo hemos recibido la visita de invitados internacionales como Marta Arosio, Coordinadora de Proyectos y Redes de Slow Food en Ecuador, quien nos explicó la importancia del movimiento y cómo está cambiando la forma en la que nos alimentamos. De igual forma, el año pasado, Esteban Tapia ha participado en varios foros y encuentros académicos como el International Council Meeting en Kenya, Terra Madre Salone del Gusto en Italia y  el foro de cambio climático en Bolivia.

¿Cómo puedes apoyar al movimiento? 

Existen varias formas de unirte a la red de Slow Food. Ser un consumidor responsable es el primer paso para colaborar con estas iniciativas.  Otras formas de ayudar involucran convertirte en un miembro por una cuota anual, cuyo monto se destinará para el financiando de distintos proyectos. También puedes unirte a un convivium local que son comunidades de miembros voluntarios trabajando en distintas iniciativas de la organización como la nominación de productos en peligro de extinción para crear conciencia social.

Descubre el fascinante mundo de la Gastronomía en la
USFQ aquí

Publicar un comentario

Copyright © Noticias USFQ. Designed by OddThemes