Clínica Jurídica de la USFQ logró que el Estado ecuatoriano ofrezca disculpas públicas en un acto histórico


Tras 11 años de trabajo, en el que participaron varios estudiantes y profesores de la carrera de Derecho de la Universidad San Francisco de Quito, finalmente el Estado ecuatoriano ofreció disculpas públicas para la señora Daira Olinda Portocarrero Hurtado conforme al Informe de Fondo No. 22/18 de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos.

La Clínica Jurídica de la USFQ auspició legalmente a la afectada en este caso por violación de Derechos Humanos desde el 2007.
Un caso que llegó a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos:

En el año 2004 la señora Daira Olinda Portocarrero Hurtado fue privada de libertad por un supuesto delito cometido por ella. El 19 de octubre de 2004 se le aplica la prisión preventiva, esta detención podía perdurar por un año, tiempo que la ley permitía en ese entonces; el 30 de agosto de 2005 se le aplicó una figura llamada “detención en firme” que se mantenía en el Código Penal de la época, esto con el fin de mantenerla detenida. El 26 de septiembre de 2006 el Tribunal Constitucional declara la detención en firme como inconstitucional, por lo que Olinda debió haber sido liberada inmediatamente; sin embargo, Olinda estuvo ilegalmente privada de libertad por 26 meses.

La Clínica Jurídica de la Universidad San Francisco de Quito, presentó una petición el 16 de julio de 2007 ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, misma que se admitió bajo Informe de Admisibilidad el 4 de noviembre de 2013. Después de varias insistencias hechas por la Clínica Jurídica, la CIDH emitió el Informe de Fondo el 24 de febrero de 2018, donde encontró responsable al Estado por la violación de derechos humanos de la señora Portocarrero, en específico sus derechos de integridad personal, libertad personal, garantías judiciales, igualdad ante la ley y tutela judicial efectiva contenidos en la Convención Americana sobre Derechos Humanos. A partir de esta fecha el Estado asumió su responsabilidad y se entró en un proceso de negociación conjuntamente con la Clínica Jurídica y la señora Portocarrero quien expresó sus intereses dentro del caso. El día viernes 9 de noviembre de 2018, se hizo un acto de disculpas públicas en el Complejo Judicial Norte donde participaron autoridades del Consejo de la Judicatura para posteriormente firmar el acuerdo de cumplimiento donde el Estado se compromete a cumplir con todas las recomendaciones hechas por las CIDH en su Informe de Fondo, con el fin de reparar íntegramente a la Señora Portocarrero. Por medio de la firma de este acuerdo el Estado ha empezado a cumplir con sus obligaciones y se ha terminado la intervención de la Clínica Jurídica dentro de este caso; entre otras, la reparación integral comprende: una oferta educativa, programa de atención integral en salud, acompañamiento psicosocial constante.

  • Discurso de Hugo Cahueñas en representación de la Clínica Jurídica el día viernes 9 de noviembre de 2018 en el Complejo Judicial Norte, en Quito:
"El día de hoy es un día importante en múltiples sentidos, en primer lugar, para la señora Olinda Portocarrero Hurtado, quien fue víctima de la violación a sus derechos fundamentales, y hoy el Estado ecuatoriano reconoce su responsabilidad internacional. Un Estado que vulneró sus derechos de forma continua. En primer lugar, Olinda no ha tenido acceso a la educación tan solo llegó a cursar el segundo grado de educación básica en su natal Río Verde en la provincia de Esmeraldas y por esto Olinda, lamentablemente, no sabe leer ni escribir, pero sepan ustedes que ella es muy sabia en la toma de decisiones y es excelente en los números. Olinda fue víctima de la aplicación de una figura violatoria de derechos, fundamentalmente la libertad personal Consagrada en el artículo 7 de la Convención Americana sobre Derechos humanos. Esta figura se denominó “detención en firme”. Sin embargo, esta medida fue declarada inconstitucional el 26 de septiembre de 2006. A pesar de esta decisión, Olinda continuó privada de su libertad. Ella estuvo privada de libertad bajo esta figura entre los años 2005 y 2008. Durante este tiempo se violentaron sus derechos fundamentales, y además sus derechos a la integridad personal y a la salud se vieron afectados sus garantías judiciales. Actualmente, Olinda necesita acceder a servicios de salud no solamente físicos, sino también para su bienestar psicológico. Olinda es una mujer luchadora. Quien no solamente ha batallado por salir adelante, sino también es una mujer que ha luchado por sus derechos, y que ahora ve materializado tanto tiempo de esfuerzo. Mismo que ha llevado de la mano con las clínicas jurídicas de la Universidad San Francisco de Quito.

En segundo lugar, este día es también memorable para el Estado ecuatoriano, pues hoy está asumiendo su rol y cumpliendo sus obligaciones al reconocer la violación a los derechos humanos de la que fue víctima Olinda. Quisiera destacar y agradecer la colaboración entre Ministerio de Justicia, Consejo de la Judicatura y Procuraduría General del Estado que han permitido alcanzar un acuerdo de reparación integral. De manera particular quiero expresar un reconocimiento para Ruth Urbano y Johanna Egas del Ministerio de Justicia, Derechos Humanos y Cultos. Para Calorina Pazmiño, Ludi Quintana, Angélica Porras y Alegría Pérez del Consejo Nacional de la Judicatura.

Asi, para la Clínica Jurídica de la Universidad San Francisco de Quito que ha llevado este caso desde su presentación ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos hasta el día de hoy, representa once años, lo que significa que ha estado a cargo de 11 equipos clínicos, 22 estudiantes del Colegio de Jurisprudencia de la Universidad San Francisco de Quito y 3 profesores de la Universidad. Es un honor para la Clínica poder decir que después de tanto trabajo hemos logrado que se repare integralmente a la señora Portocarrero, es en estos momentos donde todo el trabajo de nuestros estudiantes da sus frutos, donde se vuelve a tener en cuenta ese concepto tan distante y subjetivo llamado justicia, donde toma sentido el esfuerzo invertido para ser abogados y abogadas y donde se cumple el objetivo final de nuestra profesión: la lucha constante por la justicia y la defensa de los derechos humanos

Queremos hacer una breve reseña sobre la importancia de las clínicas jurídicas en la enseñanza del derecho. Partiendo de la concepción del derecho como una ciencia social, el aprendizaje de un abogado debe estar compuesto por elementos que no solamente mantengan el enfoque en el aspecto jurídico del derecho, sino también en el campo personal, humano, social y ético que deriva del ejercicio de la profesión.

En este punto, me gustaría destacar que, si bien es cierto, que el conocimiento que se adquiere a través de la academia, el contraste que existe entre la academia y la práctica incita a pensar que es preciso también practicar para aprender.

No es sino a partir del contacto directo con situaciones reales, cotidianas y urgentes, que el estudiante adquirirá nuevas habilidades y destrezas. De esta forma, al estar en constante contacto con cada individuo a quien defiende, el estudiante será capaz de comprender cada situación de manera empática y mucho más eficiente. De esta forma buscará y propondrá las mejores soluciones para el caso, aplicando su propio conocimiento de manera eficaz.

Paralelamente, se refuerza el concepto de ética personal y la importancia de reconocer el rol en la sociedad que tiene un abogado. No es sino a partir de la participación en la clase de Clínicas Jurídicas que el estudiante toma conciencia de lo que representa su carrera y comienza a generar cambios significativos en su entorno.  Cabe señalar que la Clínica Jurídica de la USFQ no ha cobrado un solo centavo por la representación en este proceso. Nuestro único pago es la reparación integral de Olinda, su sonrisa y las palabras que han dado el día de hoy las autoridades aquí presentes, quienes han dado un reconocimiento al trabajo de la Clínica Jurídica.

Por último, quiero compartir una anécdota que nos invita a la reflexión. Cuando finalizamos el acuerdo con el Estado le preguntamos a Olinda si tiene una inquietud o comentario, y ella nos respondió ¿cuándo empiezo a estudiar? Esas es la voz de miles de niños y niñas, esas es la voz que reclama un sistema más justo y un respeto irrestricto a todos los derechos humanos. Gracias Olinda".

Mira el álbum completo de fotos sobre este acto en nuestra cuenta de Flickr, aquí.

Descubre la apasionante carrera de Derecho en la
USFQ aquí

Publicar un comentario

Copyright © Noticias USFQ. Designed by OddThemes