¿Tienes diabetes? 8 consejos para tu cuidado

Autores:
Mikaela Camacho, Richard Maldonado, Karla Miño, Camila Pacheco, Camila Peña, María José Pino, Ramiro Prieto, Estefanía Roldán, Andrés Sánchez, Tatiana Tituaña Jácome, Allpa Tituaña Vega (estudiantes de Journal Club - Módulo de Renal, USFQ).

En el Ecuador, 2,7% de la población entre 10-59 años tiene diabetes, lo que significa que alrededor de 400 mil de personas viven con ella en nuestro país (1).


¿Quién no tiene un diabético en su familia?

La diabetes es una enfermedad compleja que implica tener altos niveles de azúcar en la sangre, lo que causa daño en varias partes del cuerpo como tu corazón, vasos sanguíneos, nervios, pies, ojos y riñones. Entre estos órganos, los riñones están encargados de filtrar y eliminar los desechos que tu organismo produce diariamente. Al tener altos niveles de glucosa en la sangre, tu riñón se verá forzado a trabajar horas extras y al final te pasará factura. Si no lo cuidas, eventualmente llegará a perder su función, cuando esto sucede significa que desarrollaste una condición denominada nefropatía diabética.

¿Cómo detectar tempranamente esta enfermedad?

Aquí te dejamos 8 tips para tu cuidado

1. Atiende a tus controles médicos

Durante la diabetes, tu médico te indicará qué exámenes de laboratorio debes realizar y con qué frecuencia. Recuerda que la nefropatía diabética es prevenible si la detectamos a tiempo. En los estadíos iniciales de esta enfermedad no tendrás síntomas y por esa razón es importante que acudas al doctor con regularidad. Consulta con tu médico cualquier duda.

2. No olvides tomar tu medicación diariamente

Controlar tus niveles de azúcar es muy importante para no causar daño a tu riñón. Si tomas varios medicamentos, planifica tu tratamiento con una tabla con el orden, horario y cantidades que debes tomar. Colócalo en un lugar visible. No olvides que también puedes utilizar alarmas o aplicaciones para recordar tus tomas. Recuerda que el objetivo de la terapia de medicamentos es mantener tus niveles de glucosa dentro de sus rangos normales.

3. Controla tus niveles de glucosa

Mide tu nivel de azúcar en la sangre con la frecuencia que te indique el médico. ¿Cómo medirla? ¡Muy fácil!: De seguro ya tienes tu propio medidor de glucosa. Luego de lavarte las manos, introduce una tira reactiva en el medidor, pincha levemente en tu yema del dedo y obtén una gota de sangre. Toca y sostén el borde de la tira reactiva contra la gota de sangre. Espera unos segundos y ¡listo!, el medidor te dará un valor en la pantalla.

4. Cuida tus hábitos alimenticios (2)

Para controlar tus niveles de glucosa, debes controlar tu alimentación. A pesar de que las frutas tienen una azúcar llamada fructosa, son muy beneficiosas para la salud. Aumenta el consumo de frutas y vegetales, recuerda comer 5 porciones al día entre ambos tipos de alimentos. Evita consumir frutas con altos niveles de azúcar como el plátano, uvas y frutillas. Consume pescado y alimentos del mar, pues estos contienen grasas buenas que ayudarán a mantener tu corazón sano. Elige comer carbohidratos complejos y fibra como papas cocinadas con cáscara, frutas con cáscara, mote, maíz y avena. No elijas las azúcares simples como los dulces, pues estas elevarán mucho tus niveles de glucosa y pueden causar una descompensación. Sustituye los jugos y bebidas carbonatadas por agua. Todas estas recomendaciones alimenticias mantendrán tu diabetes bajo control y así no sufrirás varias de las complicaciones, especialmente la nefropatía diabética.

5. No consumas alcohol y tabaco (3)

El alcohol tiene varios efectos sobre la salud de las personas, las personas que consumen alcohol en exceso tienen mayor riesgo de presentar enfermedades crónicas como presión arterial alta, enfermedades al corazón, accidentes cerebrovasculares, enfermedades del hígado y problemas digestivos. La presión arterial alta a largo plazo va a generar un daño en la función renal. Los pacientes diabéticos tienen mayor riesgo de enfermedades cardiacas y renales, si a esto le sumamos el consumo de alcohol, el riesgo de enfermedad renal va a incrementar, por esto se recomienda evitar el consumo de alcohol en exceso.

El uso de tabaco tiene una clara relación con el incremento de riesgo de enfermedades cardiovasculares. Incrementa el riesgo para enfermedad aterosclerótica, enfermedad coronaria, enfermedad cerebrovascular, insuficiencia cardiaca. La enfermedad aterosclerótica también podría afectar a las arterias renales, llevando al paciente a una insuficiencia renal, además el tabaco al afectar a todo el sistema cardiovascular en general podría llevar a la muerte. De igual manera en pacientes diabéticos el riesgo de enfermedades cardiovasculares es mayor en comparación con la población sin diabetes, si a esto se le suma que el paciente es fumador el riesgo es mucho más alto, por eso se recomienda evitar el consumo de tabaco.

6. Controla tu presión arterial (4)

La hipertensión está estrictamente relacionada con el desarrollo y evolución del daño hacia tu riñón, es por ello que te recomendamos mantener una presión arterial de 130/80 mmHg o de 125/75 mmHg en el caso de que tengas una proteinuria de 1 g/día. Cifras tensionales inferiores reducen la mortalidad y disminuyen las necesidades de tratamiento renal sustitutivo. Para bajar tu presión arterial te aconsejamos la reducción de peso si existe sobrepeso u obesidad, realizar ejercicio físico, mantener una alimentación balanceada, disminuir  la ingesta de sal, moderar el consumo de alcohol y dejar de fumar.

7. No abuses de medicación para el dolor como ibuprofeno, paracetamol.

Los AINES son fármacos usados para calmar el dolor, bajar la inflamación y fiebre. Aunque estos medicamentos son muy útiles, no debes abusar de ellos ya que pueden dañar tu riñón, corazón y estómago. Consulta con tu médico sobre la dosis y qué medicamentos para el dolor son los más recomendados para ti. Automedicarse puede ser perjudicial para tu salud.

8. Manten una buena higiene íntima (5)

Mantener una buena higiene íntima puede prevenir el desarrollo de infecciones de las vías urinarias que podrían llegar a afectar tus riñones. Al momento de limpiar tu zona íntima, recuerda hacerlo desde adelante hacia atrás y durante la ducha no usar jabones en el área íntima en el caso de ser mujer. Los hombres también deben realizar un aseo constante de su zona genital. Orinar y lavar la zona íntima después de mantener relaciones sexuales también disminuye el riesgo de contraer infección de las vías urinarias.

Siguiendo estas recomendaciones, puede prevenir futuras complicaciones de la diabetes. Aprender a vivir con ella es uno de los pasos más importantes para cuidar de ti. Si cuidas tu diabetes, cuidarás tu riñón y tu vida.
    1    Ecuador, M. de salud pública. Encuesta Nacional de Salud y Nutrición: ENSANUT-ECU 2012. (INEC, 2014).
    2    Durán Agüero, S., Carrasco Piña, E. & Araya Pérez, M. Alimentación y diabetes. Nutrición Hospitalaria 27, 1031–1036 (2012).
    3    El consumo de alcohol y su salud | Hojas Informativas | Alcohol | CDC. (2018). Available at: https://www.cdc.gov/alcohol/spanish/hojas-informativas/consumo-alcohol-salud.html. (Accessed: 11th September 2018)
    4    Esmatjes,E.,Nicolau, J.,Fernandez, C.,& Rueda, S. Tratamiento de la nefropatía diabética,55(2):105-108 (2008).
    5    Litherland, A. T. Urinary tract infection: diabetic women’s strategies for prevention. British Journal of Nursing, 20(13), 791-796 (2011).


Publicar un comentario

Copyright © Noticias USFQ. Designed by OddThemes