5 Prácticas que pueden ayudar a diseñar ciudades más inteligentes para la logística urbana


En la actualidad las grandes ciudades se enfrentan a la necesidad de innovar sus políticas públicas en materia de logística urbana. Este paso es esencial para mejorar la calidad de vida, la eficiencia y la productividad en este tipo de entornos.

Existe la tendencia generalizada a asociar las operaciones logísticas en una ciudad con factores como el tráfico, la contaminación, el ruido, seguridad y la lista podría continuar. Como consecuencia y especialmente en América Latina, la ciudadanía crea una percepción negativa acerca de lo eficiente que puede llegar a ser la ciudad en la que viven.

Para ello, el Instituto de Innovación en Logística y Cadena de Abastecimiento (IILCA - USFQ) organizó este lunes 29 de enero el “Taller de Diseño de Políticas Públicas para el mejoramiento de la Logística Urbana", liderado por Daniel Merchán, investigador del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT) y Carlos Suárez, director del IILCA-USFQ.

En este taller se explicó los alcances del proyecto de investigación sobre logística urbana, que se realiza en ciudades como: Bogotá, Quito y Lima.  Este estudio busca generar un "kit de herramientas de política logística de la ciudad", desarrollado por el MIT Megacity Logistics Lab con el fin de hacer recomendaciones a los gobiernos para la toma de mejores decisiones de política pública sobre transporte de carga urbana en zonas críticas.

  1. Promover vehículos amigables con el medio ambiente: incentivar el uso de vehículos eco-eficientes para reducir los niveles de contaminación. Por ejemplo, en algunas ciudades, como Bogotá, se ha implementado el uso de bicicletas para la entrega de productos en tiendas y almacenes.
  1. Trasladar operaciones de entrega fuera de horas pico: existe la posibilidad de establecer restricciones de acceso a zonas congestionadas por horarios, ofreciendo mayor flexibilidad para la distribución de productos. Las entregas nocturnas es una opción utilizada en distintas ciudades como Buenos Aires que viene funcionando algún tiempo atrás.
  1. Facilitar la multi-modalidad en la distribución urbana: la implementación de espacios asignados para el transbordo de carga de bienes y productos, como por ejemplo, micro bodegas cercanas a las zonas de distribución o plataformas para el uso de varias empresas, una práctica que ya viene funcionando en Madrid.
  1. Promover el intercambio y transparencia de información: la promoción de portales de información en los que el sectores, tanto privado como público, intercambian datos sobre regulaciones vigentes, vías de circulación permitidas, niveles de tráfico, etc. Ciudades como Santiago de Chile ya se encuentran en la fase de aplicación.
  1. Reducir complicaciones en el tráfico derivadas de operaciones de entrega: la creación de bahías (espacios) de carga-descarga es una solución de bajo costo y de fácil implementación. En Buenos Aires se puso en marcha la iniciativa de bahías compartidas en función de la hora.


Es así que, la USFQ y el Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT) mantienen una activa colaboración académica y de investigación desde el año 2010. La USFQ es miembro de la red MIT GLOBAL SCALE, siendo el MIT una universidad líder en ciencia, tecnología e innovación y considerada por el QS University Ranking de 2017 como la universidad número 1 a nivel mundial.

Gracias a este convenio estudiantes de pregrado y postgrado de la USFQ han presentado sus proyectos de investigación en los congresos y exposiciones científicas organizadas por MIT y aportando con iniciativas innovadoras para el desarrollo de la comunidad nacional e internacional.

Si quieres conocer más sobre el trabajo investigativo de la USFQ a través de sus diferentes Institutos y Laboratorios te invitamos a darle click al siguiente enlace http://bit.ly/InvestigacionInstitutos

TAMBIÉN PODRÍA GUSTARTE

0 comentarios