El desafío del fenómeno literario

Artículo de opínión publicado por Miguel Molina Díaz, estudiante USFQ (miguelmolinad@gmail.com), en el periódico Aula Magna de la USFQ

Uploaded with ImageShack.us
¿Cuál es el rol de la literatura y la poesía, ahora, en los albores del siglo XXI? ¿Sigue siendo su objetivo principal cambiar los esquemas de la sociedad? Para los jóvenes protagonistas del legendario Mayo Francés de 1968, la literatura significó la esencia de una jornada revolucionaria que se expandió alrededor del mundo y que, según Jorgenrique Adoum, testigo presencial de ese momento en la historia, estuvo basada en postulados poéticos: “¡Corre, camarada, que lo viejo te persigue!”, “¡El Estado es cada uno de nosotros!”, “¡Seamos realistas, exijamos lo imposible!”, “¡L’Imagination au pouvoir!”. Es decir, el espíritu que motivaba las protestas contra el orden establecido se expresaba por medio de la metáfora y, de este modo, los versos, como elementos literarios, caracterizaron un activismo político profundo y radical que denunció las perversiones de la sociedad del siglo XX.

Una vez iniciado el siglo XXI, la humanidad existe en una época insólita, en donde el tiempo y el espacio pierden sus concepciones ortodoxas frente a la llamada Era Digital que revolucionó la vida de hombres y mujeres, sus formas de relacionarse, el acceso a información y conocimiento. En otras palabras, todo lo relacionado al ser humano: la política, la economía, la cultura…, etc. ¿Resistirá la literatura a las nuevas características de esta sociedad mundial incipiente? ¡Claro que sí! La desaparición del libro es un mito tan absurdo como la teoría de aquellos que piensan que el fenómeno literario, a diferencia de los siglos pasados, ya no tiene como objetivo principal cambiar los esquemas de las sociedades humanas. Evidentemente, los creadores literarios ya no están tan estrictamente ligados a ideologías, partidos o revoluciones, como, por ejemplo, durante la Guerra Fría, pero es innegable que la literatura sigue siendo una herramienta fundamental e indispensable en la construcción artística, política, cultural e intelectual de las estructuras sociales que, precisamente en este siglo, se encuentran en un proceso de evolución, replanteo y redefinición sin precedentes.

Sin lugar a dudas, los desafíos de la literatura para continuar emancipando al género humano, concebido ahora como parte integral de la naturaleza, cobran dimensiones gigantes en este tiempo de cuestionamientos. La humanidad entera y la literatura como manifestación del pensamiento y su poder tendrán que ir rompiendo sus paradigmas, prejuicios y estereotipos para conquistar derechos y libertades inminentes: el reconocimiento jurídico de la autonomía de la mujer para tomar decisiones libres sobre su cuerpo y sobre su salud sexual y reproductiva, el respeto de los derechos e inclusión en la sociedad de los GLBTTs, mecanismos para el cuidado y conservación del medio ambiente y la protección de los animales, la eliminación de la discriminación en todas sus formas e incluso la abolición mundial de la pena de muerte; todos elementos que, junto a otros objetivos paradigmáticos, coadyuvarán a construir una nueva noción -¿comprensión conceptual?- de justicia social y democracia.


Artículo de Opinión publicado en la Columna de "Editoriales" del Periódico Aula Magna de la Universidad San Francisco de Quito.

Los puntos de vista publicados como Opinión son exclusiva responsabilidad de sus autores y no representan necesariamente la posición de este medio. Aula Magna es un periódico democrático y liberal, sin fines de lucro, comprometido con la defensa de los derechos y las libertades de los ciudadanos. Las opiniones vertidas en el medio no comprometen a la USFQ como institución, ni a sus autoridades.

TAMBIÉN PODRÍA GUSTARTE

2 comentarios

  1. El libro como contenido no desaparecerá, pero su formato es susceptible a cambios tecnológicos, como lo fue la imprenta en su momento, y como espero sea el amazon kindle, si su costo se reduce dramáticamente.

    Los esquemas y paradigmas ya se están rompiendo, en la web principalmente, pero también en espacio que no responden al stablishment, y obviamente, son ignorados por los medios, y cierta sociedad incrédula que se guía por los premios antes de adquirir una obra.

    ResponderEliminar
  2. Estimado Sekas
    Totalmente de acuerdo con tus reflexiones. Muchas gracias por tus comentarios a mi artículo.
    Un abrazo,
    Miguel Molina

    ResponderEliminar