El concurso de cuento ya tiene ganadores

Es apenas el primer cuento que ha escrito en su vida, pero bastó para convertir a Miguel Molina en el ganador de la edición 2010 del Concurso Intercolegial de Relato, organizado por la Universidad San Francisco de Quito.

Miguel Molina, estudiante del Colegio Sek Los Valles se llevó con su relato “Historia de una chica virtual” el primer lugar y, con ello, el premio de una beca completa para estudiar la carrera de su preferencia en la USFQ. Bajo el lema “Escrituras digitales/experiencias virtuales”, esta edición del concurso llamaba a los participantes a abordar el tema de las nuevas herramientas de comunicación. Molina supo del concurso a través de la página web de la universidad y se sintió tentado a probar sus dotes en el ámbito de la ficción.

Miguel Molina recibe el diploma que lo acredita como ganador del concurso Intercolegial de Relato organizado por la USFQ. Entrega el diploma Alvaro Alemán, profesor del Colegio de Artes Liberales de la USFQ.

Nueva práctica
Ya se había sentido atraido por la escritura, pero Miguel se había limitado únicamente al activismo y al periodismo amateur. A lo largo de abril de 2005, durante la convulsión previa al derrocamiento del entonces presidente Lucio Gutiérrez, escribía cartas a los directores de los periódicos exigiendo una Asamblea Constituyente, muchas de las cuales fueron publicadas.

Igualmente, para un concurso de su colegio, tuvo la oportunidad de entrevistar a Jorge Enrique Adoum, en la que sería la última entrevista concedida por el insigne escritor antes de su fallecimiento. Ésta fue publicada póstumamente en la Revista El Búho.

Derecho
El concurso, sobre todo la temática designada, le pareció un “desafío impresionante”. “Me pareció que tratarlo a través de una historia era la mejor forma”, explica, y así fue como surgió la idea de “Una chica virtual”. Le gusta leer, aunque cuenta que se inspiró en diferentes historias de conocidos, aunque un episodio en particular sí le sucedió a él (y la persona involucrada se enojó cuando le mostró el cuento). En plena semana de exámenes, escribió y pulió su creación a lo largo de dos noches antes de enviarla al concurso.

La victoria fue una excelente noticia. “Demuestra un compromiso de la universidad por incentivar la literatura”, opina al respecto, y señala que estudiará jurisprudencia con la beca. Siempre ha sentido inclinación por la abogacía y una reciente pasantía que realizó en la Comisión Civil y Penal de la Asamblea Nacional le confirmó su vocación.

En cuanto a su afición por la literatura, piensa seguir ejerciéndola, pero no olvida una máxima que le enseñó Adoum en la entrevista que mantuvo con él. “Decía que desconfía de los que quieren ser escritores; que prefiere los que quieren solo escribir”, recuerda.


Los otros ganadores
El jurado afirmó en su veredicto sobre las obras ganadoras que “muestran una interesante entrega argumental y se destacan fundamentalmente por su búsqueda formal; es decir, por su inconformidad con mecanismos narrativos convencionales. La temática elegida por cada relato marca una reflexión profunda sobre lo digital: la experiencia particular de alienación característica de la virtualidad, el anonimato electrónico de la personalidad digital; pero junto a esto también la cadencia de la escritura de mensajes, la fragmentación de la atención que implica el “multi-tasking”, la melancolía de la separación de una socialidad diferente”.

Además del primer lugar hubo cuatro menciones. Las obras elegidas fueron:

  • “Mi cyber paradójica ciudad”, de Leslie Carolina Méndez Gruezo.
  • “Mientras más cerca, estamos más lejos”, de Isabela Alejandra Chávez Espinosa.
  • “¿Y ahora qué será de mi?”, de María Esther Guevara.
  • “La colina de los cuatro horizontes” de Juan Sebastián Cedillo Borja.

TAMBIÉN PODRÍA GUSTARTE

0 comentarios